MRC International Training
El rincón de escritores de MRC
El rincón de escritores de MRC

#Día 6 – Carpe Diem y ponte los patines

🔵Cuarent(r)ena MRC🔵
*#Día6 de #21DiasActitudesPositivas*

¿Qué tiene la frase de Carpe Diem que no paramos de escucharla estos días? Su mensaje nos empuja a poner consciencia plena a las cosas del presente. Y en algunos, casos incluso puede ayudarnos a recuperar cierto balance perdido.

Hoy, es el turno de nuestro compañero Angel Rodríguez y nos comparte un mensaje vinculado con esta filosofía:

Mi mensaje para hoy es “aprovecha el momento”.

Está claro que estamos en una situación en la que no nos sentimos cómodos. No es la mejor de las situaciones, especialmente para aquellos que están afectados por este COVID-19. A todos ellos les deseamos lo mejor.

Pero, como siempre decimos, incluso ante las situaciones en que no podemos elegir, siempre nos queda la libertad de elegir con que actitud la queremos afrontar. Con esta filosofía, este confinamiento obligado y solidario lo podemos ver como una oportunidad. Porque en este paréntesis, podemos dedicar tiempo a esas cosas que, cuando estamos muy ocupados, siempre solemos dejar para otro momento. En definitiva, poner en orden nuestras prioridades.

¿En qué consiste el entrenamiento que os propongo hoy?

📚Primero, quería compartir una lectura basada en una historia real:

Luis un hombre de mediana edad que criaba solo a su hijo Pablo de 10 años. Para ganarse la vida trabajaba de sol a sol limpiando escaleras en la zona alta de la ciudad. Se levantaba cada día muy temprano y llegaba agotado del trabajo alrededor de las 8 de la tarde.

Pablo iba cada día al colegio, pero también pasaba mucho tiempo gamberreando en la calle. No prestaba atención en clase, ni hacía los deberes. Sus notas eran un desastre y rara era la semana que no llamaban a Luis del colegio para explicarle alguna fechoría de su hijo.

Un buen día, volviendo del trabajo en autobús, se le ocurrió algo. A Pablo le encantaban los Patines en línea, Luis le había visto quedarse embobado observando a los patinadores.  Así es que pensó…. “voy a comprarle los patines a cambio de que apruebe el siguiente trimestre”

Al llegar a casa, se sentó calmadamente y le dijo:

– Pablo, esto no puede seguir así, no quiero que acabes como muchos jóvenes del barrio que no pueden ni tan siquiera acceder a un trabajo digno. Te quiero proponer una cosa, si tu apruebas la siguiente evaluación, trabajaré un par de horas más los sábados y te compraré unos patines en línea.

Pablo entendió el esfuerzo que le suponía a su padre y aceptó el reto. Empezó a escuchar en clase y a estudiar con ahínco por las tardes. Desde las 6 de la tarde hasta las 8 que llegaba su padre no paraba de estudiar. Como resultado, consiguió aprobar justito todas las asignaturas. Incluso consiguió un notable en matemáticas. El padre y los profesores no daban crédito.

Luis fue y le compró los ansiados patines, de una de las mejores marcas, en una tienda especializada que los tenía rebajados. Cuando llegó a casa se los dio.  Pablo se volvió loco de contento.

Al día siguiente después del colegio decidió estrenarlos, pero, después de pensar un rato, decidió esperar. Le había costado tanto conseguirlos que ahora le deba pena estropearlos. Además, faltaba un mes para primavera y era una época mejor para patinar.

 Llegó el primer sábado la primavera. Pablo sacó los patines de debajo de la cama, los puso encima de la cama, los miró y se dijo: “Hoy no los estrenaré… y si se me rallan… los estrenaré la semana que viene…

… y llegó el segundo sábado de primavera. Pablo tenía un compromiso familiar y no pudo usar los patines.

… y llegó el tercer sábado de primavera… Y, después de mirarlos, decidió no estrenarlos hasta la semana próxima. Y así siguió 4 semanas más poniendo excusas para no utilizar los patines que tanto le había costado conseguir…

 Pero, un sábado próximo al verano, con un sol espléndido, Pablo sacó los patines. Se sentó en la cama, se puso unos calcetines nuevos e intentó ponerse, por fin, los patines. Su sorpresa fue que él había crecido y los patines se le habían quedado pequeños.

Jamás pudo utilizar aquellos patines y no los pudo cambiar porque la tienda había cerrado.

¿Cuántas cosas importantes dejamos de hacer pensando que habrá otro momento mejor para hacerlas?

¿Qué aprendemos de esta historia? ¿recordáis aquello de carpe diem?

Carpe diem es una locución latina que literalmente significa ‘toma el día’, que quiere decir ‘aprovecha el momento’. Fue acuñada por el poeta romano Horacio: Carpe diem, quam minimum credula postero ‘Aprovecha el día, no confíes en el mañana’.

📚

Y ahora, es momento de entrenar…

Recuerdas aquellas metas que te pusiste hacer el último día del año, ¿cómo están? ¿las has procrastinado? ¿Te apetece recuperarlas?

Aquí 5 TIPS que nos han parecido útiles

1️⃣Ponte metas simples y alcanzable.

2️⃣Créate una línea de tiempo / horario (sobre todo si tu objetivo es de largo recorrido)

3️⃣Fija una fecha límite

4️⃣Usa incentivos (¿Qué te vas a “regalar” cada vez que consigas una de la etapas y cuando llegues a tu objetivo?)

5️⃣Cuéntale a alguien tu objetivo (Compartirlo te ayudará en el compromiso)

…. Y recuerda, PONTE LOS PATINES cuanto antes o te quedarán pequeños y no los podrás utilizar nunca.