Cómo tratar con gente difícil

Cómo tratar con gente difícil

Una persona difícil no es una persona que nos cae mal en todo momento, es una persona que a veces hace cosas que nos desagradan o que tiene opiniones o posturas con las que no estamos en absoluto de acuerdo. Pero, además, hay un no sé qué, algo complejo de definir y que produce en nosotros esa sensación de incomodidad o desagrado a la hora de relacionarnos con ella. Ese no sé qué es LA FRONTERA.

Cuando interactuamos con alguien por primera vez, las señales que recibimos, y que nos hacen “decidir” si esa persona nos cae bien o mal, son mayoritariamente no verbales. Es decir, las formas son muy importantes. La expresión, los gestos, la mirada, la apariencia, entre otras señales, crean una primera posibilidad de acercamiento o rechazo. Llamaremos a esto el CONTINENTE.

Las posibilidades de ese acercamiento (o rechazo) son variadas. Puedo valorar positivamente a una persona que se comporta como yo o a una persona que actúa muy diferente a mí y me complementa. Así también, me puede caer mal una persona que se parece mucho a mí o una persona cuyo comportamiento difiera mucho del mío.

Ahora, sería conveniente hablar del otro gran protagonista en la decisión de si una relación prosperará o no, esto es, el CONTENIDO. Es lo que la gente dice, no el cómo lo dice, y es un elemento que no debe ser menospreciado.

Las opiniones acerca de temas concretos como posturas políticas, asuntos de género, actitudes acerca de raza o religión, posiciones sobre el sexo, el matrimonio (o el divorcio), la educación de los hijos, las vacunas, gustos gastronómicos, el fútbol y un larguísimo etcétera, pueden consolidar (dar al traste) cualquier relación entre dos individuos, aunque tengan mucho rechazo (o sintonía) no verbal entre ellos.

El CONTENIDO (lo que digo) y el CONTINENTE (cómo lo digo) comparten una FRONTERA. Esta frontera es difusa y por consiguiente delicada de gestionar. Es difusa y delicada porque es una mezcla de cosas que no digo y cosas que no hago. De entrada, dejo a continuación una breve lista de algunos de los aspectos o elementos de esa FRONTERA y que darían lugar cada uno a más de un artículo como éste:

  1. Saber escuchar
  2. Evitar las quejas
  3. No hablar mal de los demás
  4. No presumir de uno mismo
  5. Detectar las señales de rechazo

Hace años me tope con una frase que me impactó. Decía así: Hay al menos una persona en el mundo para la cual la persona más difícil eres tú. Da que pensar, ¿verdad?

Si quieres saber más acerca de cómo se comporta la gente difícil, cómo relacionarte y sacar lo mejor de cada uno de ellos, no dejes de ver el programa de nuestro training.

Autor: Jose Luis González-director MRC International people training

Síguenos en twitter

Archivos