Optimismo hoy…

Optimismo hoy…

?‍? Artículo escrito por @LadislaoMollá, socio-director en MRC International people training

 

En estos tiempos de tantas turbulencias, creo que a nivel anímico nos puede ayudar mucho esta incunable viñeta de Snoopy;la mítica tira cómica en la que se encuentran reflexionando Snoopy y su dueño Charly.

Y es que me parece muy difícil recoger un concepto tan estudiado, profundo -y tan necesario hoy- como es el del optimismo, con tanta genialidad como lo hace el creador del cómic al ilustrarlo en esta sencilla imagen y con tan poco texto. ¡Chapeau!

En definitiva, la escena nos enseña o recuerda la libertad de elección que todos tenemos a la hora de adoptar una actitud u otra ante lo que nos pasa en la vida; La última libertad de la que nos habla Viktor Frankl en su muy recomendable libro El hombre en busca de sentido.

Y la elección es a priori fácil; se puede ser optimista como Snoopy enfocándose en lo bueno que uno cree que está por venir o, por el contrario, ser pesimista como Charly anclándose en lo malo que como muestra la viñeta también puede o, como en este caso seguro, va a ocurrir.

Y digo a priori porque llegado el momento, se sabe que esta elección no es fácil y más aún en los tiempos actuales en los que estamos viviendo situaciones difíciles como las crisis económicas, desastres naturales o la actual pandemia mundial que nadie había vivido antes.

Por eso en esta breve reflexión sobre el optimismo, de las muchas derivadas que tiene me quiero quedar en que el optimismo a diferencia del pesimismo es por encima de todo realista… sí, el optimista es el que valora los pros y las contras e intenta hacer un balance positivo a futuroImaginar siempre algo mejor que decimos en MRC-, mientras el pesimista se enroca sólo en lo malo y de ahí no sale. Por eso es mejor elección el intentar ser positivo.

En MRC, que tenemos el foco puesto en la mejora de las actitudes y los comportamientos, siempre recomendamos elegir el optimismo, pero siendo coherentes con esto de ser realistas también pedimos respetar igualmente al que por el motivo que sea no consiga estar optimista y más con la realidad de hoy en la que es fácil estar pasando un momento difícil digamos extremo. Como bien dice uno de derechos asertivos, también tenemos derecho puntualmente a sentirnos mal.

Pero volviendo al tema, planteo una pregunta que me han hecho muchos clientes:

¿Cómo se puede mejorar nuestro optimismo?

Pues, aunque hay muchísimas estrategias a seguir, sí me atrevo a proponer, de entrada, las cinco siguientes:

  1. Ante todo lo que te propongas, confía siempre en tus posibilidades.
  2. Tómate las dificultades solo como obstáculos temporales.
  3. Prémiate ante los éxitos que alcances… te lo mereces.
  4. Cuídate… la forma física, la alimentación, las horas de sueño y tomarte momentos de reflexión, son grandes protagonistas en nuestro optimismo.
  5. Entrena… -sí, el optimismo se puede entrenar-… lee sobre el tema, regala sonrisas, agradecimientos y elogios, relaciónate con personas optimistas, viaja lo que puedas…

En fin… a por la botella medio llena… como se canta a veces en el fútbol… ¡sí se puede!

Ladislao Mollá

Síguenos en twitter

Archivos