Y tú, ¿cómo te sientes en tu trabajo?

Y tú, ¿cómo te sientes en tu trabajo?

La educación desde la revolución industrial transmitió que la felicidad se encontraba en el éxito, la fama, el poder y el dinero –hacer para luego tener-. Pero ya hemos visto que el poder y el dinero son efímeros, el éxito va a acompañado de más caídas que momentos de gloria, y con la fama, hoy estás arriba y mañana solo Dios sabe dónde.

¿Cómo han logrado algunas personas consolidar un éxito/felicidad que para la mayoría es tan escurridizo? Veamos…

Nacimos para ser felices, pero ¿la felicidad es igual al éxito? ¿cómo podemos explicar que diferentes estudios demuestran que el 80% de las personas se sienten miserables o infelices en su trabajo? ¿Tendrá que ver con los jefazos, ellos mismos víctimas de esta educación del industrialismo?

Desde luego, tendrá que ver con el escaso conocimiento que tienen los miembros de sus equipos sobre cómo actuar ante ellos. Los temores, los excesivos controles o la falta de autoconfianza, hacen que estas conductas se perpetúen dentro de las empresas. Los verdaderos lideres deben ser competentes en la gestión de la inteligencia emocional de sus colaboradores; saben que su labor no es trabajar más que nadie, sino crear a su vez nuevos líderes en los diferentes niveles de sus compañías.  Tienen que ser capaces de desterrar miedos y sustituirlos por el empowerment para que aflore el talento en sus colaboradores.

Es decir, que el éxito se consolida cuando somos capaces de comprender que cada miembro del equipo cuenta.

Nuestra meta como líderes es hacerles sentirse queridos, validados, seguros y con un objetivo que les motive. Que cuando lleguen a casa puedan contar con orgullo a sus familias sus éxitos y que, además, se los han reconocido su jefe y sus compañeros. Eso les hace sentirse felices; en casa y en el trabajo. Conseguir eso sería en mi opinión un gran éxito. Porque estamos convencidos, y en esto consisten esencialmente nuestros entrenamientos en MRC, que una buena calidad en el trabajo es igual a una buena calidad de vida.

Autor: Robert Karro – Socio-director y entrenador en MRC International Training

Síguenos en twitter

Archivos